Nuestra Historia

Inicia su actividad a finales del Siglo XIX D. Víctor de Prado Barrio ( 1.828-1.896 ), mediante molino de tracción animal o de sangre y prensa de viga.Continúa su hijo D. Guillermo de Prado Padillo (1.871-1.934) quien mejora las instalaciones existentes, procede a la transformación en molino de tracción a motor por poleas y presión hidráulica. D.Guillermo de Prado Eguilaz (1.905-1.970), su nieto, mejora y amplia las instalaciones mediante motores eléctricos independientes, a dos prensas hidráulicas y extracción parcial mediante sistema Acapulco.Posteriormente, Dª Carmen de Prado Valencia (1.938-1.996), su biznieta, amplía las instalaciones con la colocación de limpiadora, lavadora y recepción mecanizada de la aceituna, modernización de la fase de líquidos mediante el procedimiento de decantación rápida y centrifugación de los mismos.En la actualidad, D. José Mª y D. Guillermo Casado de Prado, quieren continuar con la tradición familiar, conscientes del esfuerzo y la dedicación de sus antepasados, deciden conservar en perfecto funcionamiento las anteriores instalaciones, crean la marca Comercial «Peñillas», realizan la ampliación del molino con sistema continuo de centrifugación a dos fases y envasado de aceite.Posiblemente, el molino de «Peñillas», sea el único en cuanto a que en el mismo se puede ver ambos sistemas de extracción en perfecto estado de funcionamiento. Garantía máxima de sus productos pues personalmente cultivan, recolectan, transforman y envasan en sus instalaciones, ubicada en la propia explotación agrícola. Pasado, Presente y Futuro en las mismas instalaciones.

Visita un lugar Único

Idioma »